Pérez Vivar es un estudio de pintura dedicado a la enseñanza del arte desde 1990 en Madrid y desde 1996 en Toledo, en el que desde el total respeto al gusto y a la capacidad creativa, se desarrolla una enseñanza individualizada, y se potencian los valores personales sin pretender formar "discipulos". El conocimiento de los materiales, los procedimientos pictóricos y los elementos plásticos, permiten a cada alumno alcanzar rápidamente su objetivo.

El papel del educador debe ser discreto para no ahogar la creatividad del alumno, pero también muy próximo, para facilitar el apoyo necesario y fomentar su propia iniciativa.