Pérez Vivar es un estudio de pintura dedicado a la enseñanza del arte desde 1990 en Madrid y desde 1996 en Toledo, en el que desde el total respeto al gusto y a la capacidad creativa, se desarrolla una enseñanza individualizada, dirigida tanto para alumnos principiantes como avanzados, potenciando los valores personales sin pretender formar "discipulos".

El conocimiento de los materiales, los procedimientos pictóricos y los elementos plásticos, así como la comprensión de la técnica  y su desarrollo compositivo, requieren un proceso de aprendizaje y asimilación que hace imprescindible un número reducido de alumnos por clase.

El papel del educador debe ser discreto para no ahogar la creatividad del alumno, pero también muy próximo, para facilitar el apoyo necesario y fomentar su propia iniciativa.